Parroquia

La Parroquia de San Antonio de Padua, se encuentra entronizada en la Barriada de Fuenteamarga. Cercana al famoso Balneario Hotel Fuentemar, se encuentra un tanto alejada del casco histórico de nuestra ciudad. Eso no significa que la actividad pastoral se vea mermada, pues este barrio de Fuenteamarga es uno de los más grandes de la ciudad, ya que más de 21.000 personas son las que se encuentran censadas en los términos parroquiales de San Antonio. Grupos Neocatecumenales, de comunión, postcomunión, confirmación y catequesis de adultos, a parte claro está de Cáritas Parroquial que realiza una gran labor con más de 140 familias censadas. Un amplio abanico de posibilidades para toda persona que quiera integrarse en nuestra Parroquia.
La Parroquia de San Antonio se constituye en el año 1997 y no es hasta el año siguiente cuando se trasladan al lugar en el que nos encontramos actualmente. La primera misa la ofició el Iltmo. Señor Obispo de Cádiz y Ceuta D. Antonio Ceballos Atienza en el local de la AA. VV. de Fuenteamarga, que se encontraba abarrotado de fieles y curiosos. Un año después se bendice el Templo en el que nos encontramos hoy día.
El lugar en el que nos encontramos actualmente es de transición pues hay previsto construir un nuevo Templo Parroquial en los aledaños de nuestra Parroquia, algo que más temprano que tarde podremos ver hecho realidad. Es la ilusión de todos los fieles y sobre todo de nuestro Párroco actual el poder acometer muy pronto las nuevas obras del Templo Parroquial en un proyecto ambicioso y de envergadura que identifique a nuestro barrio con su Parroquia. El templo actual es una pequeña nave que hemos adaptado consiguiendo crear ese clima necesario que haga a todo feligrés encontrarse a gusto en un momento de oración o cuando celebramos la Eucaristía. Son muchos los fieles que acuden cada fin de semana a recibir este Sacramento.
Un templo familiar, con aire juvenil y con posibilidades que invita a toda persona a encontrarse con Jesús Sacramentado y las benditas imágenes del Señor del Amor y el Dulce Nombre de María que son el consuelo de muchos vecinos del barrio.